“La vida me ha cambiado completamente del bachillerato a la universidad”, afirma alegremente el compostelano de 19 años.

14 de abril de 2024 . Actualizado a las 05:00 a.m.

cristina montero Macías es un claro ejemplo de constancia, constancia e ilusión. A esta joven compostelana de 19 años fueron diagnosticados sobre el principio desorden hiperactivo y deficit de atencion [Trastorno por déficit de atención e hiperactividad] y dislexia. Fue su maestra quien se dio cuenta en ese momento que el esfuerzo que ponía en las actividades y el trabajo en clase no se correspondía con el desempeño y los resultados que estaba obteniendo. Algo no tenía sentido y la respuesta vino de la mano de un neurólogo especialista. No se rindió ni en lo más mínimo. La medicina era necesaria Y también apoyo escolar, pero como dice Christina, “Si mi familia no estuviera allí Para ayudarme por la tarde con mi tarea, entendiendo lo que tengo que estudiar y tomando la lección, no hubiera llegado a donde estoy».

segundo año de Doble titulación de Máster en Educación Infantil y Máster en Educación Primaria En el Universidad de Santiago. Lograr una 12,72 en selectividad Él admite esto en Vida profesional Mantiene el mismo camino: “La verdad es que Lo estoy haciendo muy bien“Muy bien”. Sin embargo, lograr estos resultados no es fácil. Centrarse en la lecturaPor ejemplo, es enorme. complicado“Entender el texto me resulta terrible, si me envían un correo Aunque lo lea cinco veces me quedaré con la mitad.». Sin embargo, se perdió Gran archivo«Son muchas horas», dice con una sonrisa. «Voy mucho a la biblioteca».

Su caso es un ejemplo de lo que se puede lograr con las herramientas adecuadas, creo. Las personas con mi diagnóstico pueden llegar mucho más lejos si realmente obtienen la ayuda que necesitan.». Además, la elección de la profesión tiene mucho que ver con su diagnóstico, “creo que se pueden hacer muchos cambios en el sistema educativo y que una persona que ha pasado por esto puede aportar mucho sabiendo qué hay que mejorar y cómo”. .” Ayuda”. Llegar a la universidad es una experiencia muy positiva, “Mi vida ha cambiado completamente del bachillerato a la universidad. Por un lado, estudia lo que realmente quieres, cambia de entorno y”. Empezar de cero fue enriquecedor. No ha tenido problemas para hacer las adaptaciones necesarias – simplemente necesita más tiempo para los exámenes – y en general encuentra mucho compañerismo entre los demás estudiantes “En mi trabajo mis compañeros me ayudan mucho y al final así es. es.» «Lo que necesito es que conozcan mi situación y estén ahí».

el Selectividad No fue un lecho de rosas. Con más tiempo disponible para los exámenes, descubre horarios con Casi no hay espacio para la organización A sus problemas de concentración se sumaba “la gente yendo y viniendo, hablando, y era muy complicado, caótico”, admite.

Su padre llevó su caso a valedora Por sus necesidades educativas especiales No tienen regulaciones claras respecto al ingreso a la universidad. De hecho, en su respuesta, María Dolores Fernández Galeño insta al Departamento de Educación a fijar estándares «Que permite la coordinación del sistema de acceso a la universidad del SUG en lo que respecta a los trámites que deben realizar los estudiantes con necesidades educativas especiales permanentes vinculadas a circunstancias personales de discapacidad y que durante su formación previa necesitaron recursos y apoyo, para adoptar dichas circunstancias de discapacidad. para acceder a las universidades del nivel de reserva correspondiente».

en eso futuro Se parece a Cristina Investigación en el área de interés en diversidad“Aunque me gustaría estar unos años como profesora”, añade. Porque aunque los profesionales de la educación conocen la teoría, a esta joven todavía le queda un largo camino por recorrer “En general, creo que los docentes no tienen suficiente formación en este campo y no saben con quién están tratando. 'etiqueta' pero no entienden eso.» «Exactamente lo que está pasando».