Le ofrecieron 35.000€ alegando que perdería su trabajo como guardia civil

11 de junio de 2023 . Actualizado a las 10:12 am.

Víctor González atacó a Vanessa CERN por penúltima vez el 5 de abril. Denunció la agresión en la Comisaría de la Policía Nacional de Vigo y dejó de vivir con su maltratador en la casa en la que se alojaban en A Guarda. Vanessa se ha mudado a una casa en Oia, propiedad de un amigo. Allí encontró el cariño y la simpatía que necesitaba. Pero la pesadilla no acabó para esta mujer, a pesar de una orden judicial que obligaba al agresor a acercarse a no más de 300 metros. En las semanas previas a su asesinato a manos de su expareja, el 3 de junio, había acudido al Centro de Información Muellers (CIM) de A Guarda. Pero su verdugo, en contravención de la orden judicial, la siguió y acechó en cada visita de la CIM. Sólo así se explica por qué este Guardia Civil la agredió varias veces para regañarla e insultarla.

Unos días después, mientras paseaba por la playa de Port A Guarda, Vanessa Cern es sorprendida de nuevo por su expareja, detallan fuentes judiciales de Tui, donde se investiga el caso. En esta ocasión, le reprochó que lo denunciara, la insultó y la amenazó. Otro incumplimiento de la medida cautelar también golpeó a A Guarda frente a testigos. La mujer estaba recostada en una banca cuando apareció su acosador y agresor para insultarla. La próxima reunión tuvo lugar el 1 de mayo. Necesitaba recoger sus pertenencias en la que era su casa, y solicitó escolta, temiendo una mala reacción de Víctor González. Miembros de la Guardia Civil la escoltaron hasta la puerta, pero no entraron en el edificio a petición suya, sabiendo que él la esperaba dentro.

La mala experiencia de regresar a su antiguo hogar fue en vano: Vanessa no recuperó su ropa, cosméticos, zapatos y algunas memorias USB escondidas en un zapato. Víctor lo ha tirado todo por la borda. Esto llevó a una discusión entre los dos de que ella lo mordió de raíz. Alertó a los clientes dispersos en la puerta, diciéndoles que entraran para informarles que su ex pareja la está regañando e insultando nuevamente. También informa a los guardias que Victor acaba de intentar sobornarla. Te doy 35.000 euros si retiras la denuncia, porque no voy a perder mi trabajo por culpa de una puta como tú, dijo parafraseándolo, lo cual no negó. La proposición retrata al simpatizante, que en las horas previas a su muerte conoció a compañeros que tanto se habían esforzado en evitarlo, y que se sentía demasiado viejo e incapaz de encontrar otra ocupación.


en la cuerda floja

Y es que Víctor González sabía que caminaba por la cuerda floja dentro de la Guardia Civil. Todo comenzó oficialmente en 2021, cuando estuvo destinado en Asturias y se asoció con Vanessa. Luego lo denunció por su maltrato y la presionó amenazándola con suicidarse si no se retiraban los cargos. Me rendí y saqué el arma de fuego. Hace dos años, el transporte llegó al puesto de la Guardia Civil en Bayona, a petición de Víctor, natural de a Guarda. Pero las denuncias y su historia muestran que el abuso continuó. Los jefes de esta guardia privada, que están adscritos a la Oficina de Atención al Ciudadano para atender denuncias, no lo han perdido de vista. Víctor acudió a un psiquiatra en la sede de Pontevedra y casi siempre se le vio sin arma de fuego. Internamente no se pudo hacer nada más, y en la calle fue sometido a una estricta vigilancia, que incluyó más de 56 denuncias en su contra.

Durante los dos años que lleva destinado en el puerto de Bayona, casi no ha tenido simpatía por sus compañeros. No habló de su vida, solo de asuntos triviales. Su creciente nerviosismo y alto consumo de tabaco, con sus dedos amarillos, llamaban la atención. Además, puede quedarse mirando la pared indefinidamente, ausente. Pero su vida fuera del horario laboral tampoco era la más ordenada. Vanessa le dijo a su círculo más cercano que estaba vinculado a personas que traficaban con cocaína. y que consumía cannabis y tenía relaciones con otras mujeres. Incluso contó que en una ocasión vio Viagra en su billetera. Admitió que usaba esta droga cuando salía a beber por la noche.